BIOGRAFÍA

En la obra de Luis García Gil (Cádiz, 1974) conviven de manera absolutamente personal literatura, cine y canción de autor. En el ámbito de la canción ha publicado Serrat, cantares y huellas, Serrat y Sabina a vista de pájaro, Jacques Brel, una canción desesperada, Javier Ruibal, más al sur de la quimera y Joan Isaac, bandera negra al cor. Su amor al cine ha dado como fruto el libro François Truffaut publicado por Cátedra y el guión y producción del documental En medio de las olas dedicado a su padre el poeta José Manuel García Gómez. También ha producido el documental Vivir en Gonzalo que ha dirigido Pepe Freire y en el que se profundiza en la obra de Gonzalo García Pelayo. Como poeta es autor de La pared íntima, Al cerrar los ojos y Las gafas de Allen. Es autor además del libro José Manuel García Gómez, un poeta en medio de las olas.




miércoles, 25 de diciembre de 2013

SERRAT, 70 ANYS (1)


Miniaturas serratianas o un modo de conmemorar que el cantautor catalán cumple setenta años:
1. Barcelona, El Poble Sec, el barrio, el meu carrer, la señora Ángeles que canta copla y un cine que iluminaba la Plaza Lesseps.  
2. El padre que se hizo viejo sin mirarse al espejo, el bello jinete sobre el patinete y la pregunta irremediable: "¿Y dónde, dónde fue la niñez?"
3. Ladislao Kubala liderando el Barça de los años cincuenta cuando  Joan Manuel Serrat i Teresa aún tenía toda la vida por delante. 
4. La cultura del barrio que glosara Manuel Vázquez Montalbán, la primera guitarra, el primer grupo y aquella primera audición con Salvador Escamilla cuyo programa radiofónico puso a Serrat en el mapa de la canción.
5. La Nova Cançó que decía no pagar traidores y no supo comprender el bilinguismo de Serrat, su naturalidad a la hora de grabar indistintamente en catalán o en castellano. 
6. La soledad como fidelísima amante de la tieta o aquella posguerra estremecida que brotaba en los compases de la Cançó de bressol. 
7. El Palau de la Música, una cançó de matinada, unas palabras de amor y esos poco más de veinte años bullendo en la sangre, clamorosos, unánimes, expectantes.
8. La renuncia eurovisiva, la campaña de acoso y derribo, la encrucijada y la primera gira americana, el mismo año que Antonio Machado se multiplicó en su voz. 
9. Penélope errando en una estación tan lejos de los resonantes episodios de una noche de San Juan que une al prohombre y al gusano, danzantes y epicúreos, sin importarles la facha. 
10. Los arreglos de Miralles, el inicio del idilio argentino, Troilo invitándole a cantar y aquella montonera fijada en la memoria del acorde y del sueño.
11. Los reportajes de la revista Mundo Joven siguiendo al ídolo popular, describiéndolo en escena: traje en terciopelo azul marino, camisa azul celeste, pañuelo al cuello y botas en charol negro.  
12. Aquella luz de Calella, aquel mar en retirada y aquella luz del Mediterráneo naciendo en el poema, resbalando en la noche, misteriosa y rotunda ("Quizá porque mi niñez/ sigue jugando en tu playa..."). 
13. Miguel Hernández, otro poeta proscrito, temblando en su voz. Con tres heridas él, la del amor, la de la muerte y la de la vida.
14. "Quan passa Helena..." (Per al meu amic, 1973). 
15. Colita retratándolo con su cámara como soñador de pelo largo y estrella pop del momento. 
16.  "Y entre palma y palma Curro fue palmando..." ("Romance de Curro el Palmo", 1974). 
17.   La piel de manzana de aquella muchacha que tuvo al barrio guardando cola.  
18. El franquismo que moría en la cama y lo hacía matando. Serrat y el extrañamiento, Serrat y México, Serrat y el Bobino de París donde triunfó Brassens. 
19. La tristeza de aquel día que supo de la muerte de Jacques Brel, asediado por un cáncer que no le impidió grabar un magistral álbum póstumo.
20. Hacer camino mientras se canta, mientras se sueña, mientras se ama. Nada es mezquino como dice el poeta de la acracia infinita...
21. La libertad que se pinta en las paredes, la democracia que viene para quedarse y aquella Irene tendiendo el alma en un balcón. 
22. El trovador post Lasso de la Vega que va despojándose de aquello que le pesa, que muda el lenguaje, que sigue cantando lo que se pierde, versificando lo cotidiano y aquello -albores del desencanto- que se espera pero nunca llega. 
23. Temps era temps.
24. Los ojos de Candela, el tiempo de amar, los locos bajitos que llenan la vida, la sangre despierta, la prisa y el viento (jocs y joguines). 
25. Carpe diem (Hoy puede ser un gran día, 1981) 
26. Alguien que grita: Vos sos Gardel. La vuelta a Argentina, el Luna Park colmado de sueños, la libertad que vuelve a conducir al pueblo, después de tantos años y de tantos crímenes. Y la voz del poeta-cantor inundando las calles, las avenidas, cualquier resquicio, de Buenos Aires a aquella Pampa húmeda que recorrió Martín Fierro y también Yupanqui. 
27. No esperes que un hombre muera para saber que todo corre peligro. 
28. Aquel diciembre que cumplió los cuarenta años, a punto de clamar con Benedetti que el sur también existe y que una mujer desnuda desbarata por una vez la muerte.
29. El Madrid de la consagración, del Cine Carlos III donde le cantó a Antonio Machado a finales de los sesenta y cayó al foso cegado por los focos. La misma ciudad que en olor de multitud volvía a considerarle uno de los suyos cantando "Bienaventurados" en una abarrotada Plaza de Toros de las Ventas. 
30. Volver a los diecisiete, volver a Chile, encomendarse a Violeta Parra en el mismo estadio en el que asesinaron a Víctor Jara. 
31. Res no cura les ferides com un bell somni (Material sensible, 1989).